Huelva 959 229 112 | Lepe 959 384 556

A lo largo de la trayectoria de muchas empresas del sector de la construcción, industrial agrícola, etc., los responsables de la gestión del inmovilizado se han hecho esta pregunta.

Es una decisión que tiene varias vertientes, entre las que destacan la técnica, la logística y la económica.

Hoy, vamos a desarrollar estos tres aspectos que pueden ayudarte a dirigir tus operaciones hacia uno u otro lado en lo referente al Alquiler o Compra de Maquinaria.

RAZONES TÉCNICAS.

En este apartado influyen algunas características que en los últimos años han llevado a las empresas a decidirse por el alquiler. La existencia de maquinaria como parte del inmovilizado de nuestro negocio, es una carga técnica que nos obliga a disponer de personal especializado de forma permanente.

La mayor parte de la maquinaria, necesita de una intervención de mantenimiento periódico. Este mantenimiento puede ser, a su vez, preventivo o correctivo. El primero es el obligado para mantener la vida útil del equipo, consistente en cambios de piezas periódicamente, líquidos, limpieza, etc. El mantenimiento correctivo es el que deriva del propìo uso de la máquina y está enfocado en la propia reparación de averías no ligadas a la fabricación, sino a su uso.

Disponer de técnico o personal especializado en la plantilla de la empresa, puede ser una carga no asumible en lo referente a la amortización de los coste de adquisición. La compra de maquinaria está prescrita para cuando su uso sea amortizable siempre que tengamos personal en nuestra plantilla, ya especializado o con la capacidad de realizar el mantenimiento y la reparación de los equipos.

En caso contrario, la compra de una máquina no está indicada por los costes técnicos que supone. Ahora bien, la decisión de utilizar maquinaria alquilada, tiene que estar sujeto a que la empresa alquiladora, disponga a su vez del personal cualificado necesario y competente para que la operación no suponga un desafío permanente a la incertidumbre del funcionamiento de los equipos.

RAZONES LOGÍSTICAS

Existen razones logísticas que hacen que nuestras empresas tomen decisiones de calado respecto a la posesión o al alquiler de la maquinaria que necesitamos para el desarrollo de nuestra actividad.

Las empresas que desarrollan trabajos con maquinaria de forma permanente, pueden disponer de espacios para su reserva, mantenimiento y reparación. Los parques de maquinaria necesitan de condiciones de almacenamiento óptimas, que permitan que los períodos de inutilidad, no afecten al funcionamiento de los motores. Es habitual que empresas que funcionen de esta forma, ya dispongan de ubicaciones concretas para la logística de máquinas.

Esto enlaza con el apartado anterior. Tener personal específicamente contratado para la reparación y el mantenimiento de maquinaria, exige también la disponibilidad de un taller y almacenemiento adecuados a esta labor.

Pero la mayoría de las empresas de pequeño o mediano tamaño, han optado por el alquiler de la maquinaria debido a la falta de logística para su gestión, sobre todo por la temporalidad o incertidumbre de requerimientos de estas máquinas. Es decir, no pueden incluir en sus presupuestos anuales la compra de maquinaria porque no conocen el alcance de sus necesidades, que son recurrentes, como les ocurre a las empresas de construcción.

En estos casos, recurren al alquiler por períodos concretos de tiempo, que están ligados a los plazos de ejecución de proyectos u obras y cuyos costes, están asumidos en los pedidos de sus clientes. De esta forma, la amortización es más óptima y asegurada.

RAZONES ECONÓMICAS.

Por último, hay que tener en cuenta los costes a la hora de decidir si alquilamos o compramos un equipo. Estos costes, tienen a su vez derivadas basadas en los apartados anteriores. En la comparativa del coste de alquiler y compra, mayoritariamente será más ventajoso adquirir una máquina que alquilarla. Pero esto, es sólo basándonos en el coste directo o precio de venta.

Hay que tener en cuenta otros costes, como la disponibilidad de almacenamiento, las reparaciones con personal propio o contratado eventual, los seguros, tanto de RC como los derivados de la propia actividad, etc.

Por tanto, hay que hacer un análisis exhaustivo de las necesidades y amortizaciones del alquiler o compra de maquinaria, que nos permita tomar la decisión más adecuada. En la mayoría de los casos, como nos demuestra nuestra experiencia de más de 50 años en el sector, las empresas determinan que alquilar una máquina es mucho más rentable que comprarla.

Ahora bien, este alquiler debe estar ligado a la prestación de un servicio de calidad por parte de la empresa alquiladora, quien tiene que facilitar la entrega, recogida y asistencia durante el uso que sean los más óptimos para el cliente final.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies